martes, octubre 30, 2007

Noche de máscaras


Recibí una curiosa invitación para ir a una fiesta de máscaras en una casa por el centro de Madrid, y como es lógico no me pude resistir, quería ver a unas conocidas que sabía iban a asistir.
Para entrar en la casa sólo se pedían tres cosas, máscara , capa, y bebida. Fuimos pocos los que llevamos capa.

Fue una noche muy interesante, el anonimato de las máscaras dio pie a muchas miradas intensas, ya que las máscaras centran las miradas en los ojos, bueno en los ojos y en los labios, sonrisas.

Como os podeís imaginar me perdí entre tantos ojos y tantas sonrisas, como siempre me encapriché de una sonrisa, una sonrisa cantarina que estaba de paso, una sonrisa de otras tierras...

Una sonrisa que se perdió en las sombras de la fiesta, no me puede despedir de ella cuando me fui a llevar a mis amigas a su casa...

Sólo recuerdo su sonrisa, no sus ojos, tardaré unos pocos días en olvidarla, ojalá tenga oportunidad de volver a disfrutar de dicha sonrisa (nunca se quitó la máscara), sólo sé de dónde vino, su nombre, y cómo es su sonrisa.

También sé que existen posibilidades de volver a verla, la próxima vez sin máscaras de por medio...

5 comentarios:

Sarah dijo...

Interesante fiesta, la verdad que tuvo que tiene que ser bastante intrigante ver solo los ojos y la boca de la gente, aunque supongo que en ellos se concentra lo más especial del ser. ¿Donde fue exactamente la fiesta?

Ponte a dibujar, vago! dijo...

Tio Matt, no sé que decirte; aunque quepa la posibilidad de volver a verla sin máscara... ¿no crees que eso rompería la magia? Piénsalo, puede que pase de ser un asunto misterioso y excitante a una decepción... O puede que sea la mayor sorpresa de toda tu vida, ¿quién sabe? Aunque lo que no te perdono es que no me hayas avisado, con lo que me gusta a mí disfrazarme!
Abrazos.

ESTRIGOIU dijo...

Lo interesante del juego de las máscaras es que no puedes fingir: los ojos son el espejo del alma y dicen más que muchas palabras. Algo hay en esa mirada que ha seducido tus sentidos. El conjuro de la mirada es de un nivel muy poderoso. Como dijo el señor Wilde: "Lo mejor para evitar la tentación es caer en ella" ;)

El Tio Matt dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
El Tio Matt dijo...

Sarah
La casa en la que se celebró la fiesta está cerca del convento de las Descalzas, de hecho sólo hay que asomarse al balcón de la casa y se ve dicho convento.

Ponte a dibujar, vago!
Es que sólo me dejaban llevar a mujeres, y por mucho que te disfraces...